Home Tesoros
Tesoros

Tesoros ocultos; ¿Existen, o son solo fantasía?
Cuantos de nosotros hemos reiteradamente planteado esta incógnita?
Es cuestión de locos salir en pos de algo que no hemos perdido?
Tenemos derecho a disfrutar de lo que, sin duda, gentes de antaño tomaron grandes dificultades para ocultar y tratar así de proteger?
Es posible localizar y rescatar, algo que estuvo bajo tierra o emparedado por siglos quizá?
Como podremos encontrar algo que, las más de las veces esté bien oculto y protegido?.

Entraña algún riesgo descubrir tesoros?

La lista de cuestionamientos al respecto, es casi interminable. Para facilitar las cosas y en obvio de tiempo y esfuerzo, hemos determinado que, la mayoría de esas incógnitas obtienen respuesta afirmativa.

Hago eco a la información del profesor Navarro y apoyo su valiosa labor que, excluyendo falsas creencias que solo sirven para desorientar.

Estoy seguro que la práctica de sus trabajos, tendra resultados valiosos para las personas con mente abierta y buen criterio, que decidan aprovechar sus enseñanzas.

Atentamente:
Richard Vault
Founder of Treasure Hunters Association
Las Cruces, New México



El árbol de plata
El nuevo libro de Viejos Tesoros
Mis compañeros y yo, nos trasladamos al pueblo de San Luis Soyatlán, en la ribera del lago Chapala, a instancias de dos lugareños, quienes nos invitaron a revisar ,“la cueva del mostrador,” ellos tenían interés de, “darle una esculcada a la cueva”, basados en una relación que se habían conseguido y guardaban desde hacía mucho tiempo, la leyenda escrita en Español moderno, debido a que el documento original se transcribió, a causa del deterioro que presentaba.
Leer El árbol de plata
 
Cirugía de urgencia
El nuevo libro de Viejos Tesoros
A medida que nos dábamos a conocer como buscadores de tesoros, (algunas personas nos dicen “gambusinos,” quiero aclarar, que ese término no cuadra a nuestras actividades, el calificativo adecuado para nosotros es “prospectores,” mientras que el gambusino busca minerales “en greña”, el “prospectór” busca, y a veces encuentra, metal acuñado en monedas tintineantes y relucientes, recién salidas de su encierro, las monedas de oro y plata aparecen un poco opacas, pero después de limpiadas con el procedimiento adecuado, esas lindas piezas de artesanía, adquieren el maravilloso brillo característico de los nobles metales, incluso las modestas monedas de cobre, se tornan en relucientes piezas una vez tratadas)  más y más personas, venían en nuestra búsqueda, además de que se nos considera expertos en la materia, nuestro don de gentes y trato amable, que hemos sabido dispensar a toda persona, nos califica como gente valiosa y nos permite incursionar por cerros valles y cañadas y caseríos, en busca de lo que según un anciano, “nosotros no hemos perdido”,  empezamos a frecuentar la zona del volcán de Colima, en donde numerosos y sinceros amigos hemos cultivado.
Leer Cirugía de urgencia
 
Algunas relaciones y otras leyendas
El nuevo libro de Viejos Tesoros
Circulan por ahí innúmeros cuentos, consejas e informaciones, que supuestamente, servirían de guia para descubrir tesoros,  que han permanecido ocultos en espera del afortunado que pueda rescatarlos, por desgracia, la mayoría de esas informaciones, están supeditadas al extendido infundio de ánimas y espantos que según parece, se han echado a cuestas, el deber de proteger aquellos tesoros y entregarlos, solo a personas escogidas, porqué y por quien, son escogidos los afortunados, nadie lo sabe, solo se da por sentado que, “las ánimas tienen el deber y el derecho”  de vigilar que se cumpla el encargo, de entregar a buenas manos (?) el protegido tesoro.
Leer Algunas relaciones y otras leyendas
 
El misterio de los cigarrillos sin marca
El nuevo libro de Viejos Tesoros

Un buen día, exploramos una antigua finca, que en sus mejores tiempos, fue “casa de la hacienda”, después de un par de horas de ir y venir sin obtener resultados interesantes, y a punto de dar por terminada la prospección, noté un peculiar abultamiento, en el muro sobre el marco de una puerta, pasamos la antena de un detector, sobre el sospechoso abultamiento, de inmediato, nuestro ánimo se regeneró al comprobar, que el indicador del aparato se energizaba, registrando la presencia de una masa metálica, recabamos la anuencia de los habitantes de la finca para revisar, obtenido el permiso y después de poco esfuerzo, uno de los compañeros encaramado sobre una desvencijada silla, removiendo un pedazo de “enjarre” del muro, puso al descubierto cuatro cajas de madera, de las que se usan para empacar cigarros puros.

Leer El misterio de los cigarrillos sin marca
 
La traición
El nuevo libro de Viejos Tesoros
Poco después de cumplir el servicio militar, dejé mi pueblo natal para avecindarme en Guadalajara, Méx. Donde pensé que encontraría mejores oportunidades de progreso, me coloqué como mecánico, en el departamento de servicio de una acreditada agencia de automóviles, después de tres años de prestar servicios en aquella empresa, conocí a un señor oriundo de Ocotlán, a quien le interesaban las andanzas similares a las mías, convenimos en asociarnos, para abrir un taller de reparación automotriz, para el propósito, alquilamos un local frente a una gasolinera junto a la plaza de la bandera.
Leer La traición
 
A caza de tesoros
El nuevo libro de Viejos Tesoros
Guia para buscadores principiantes

(Los llamaremos “Prospectores”)

La cacería de tesoros, implica, buscar, encontrar y rescatar innumerables cosas valiosas, incluyendo tesoros.

Desde tiempo inmemorial, en todo lo ancho del mundo, se han ocultado bienes, por razones sin cuenta, mucho de eso, ha permanecido donde se le dejó.

Leer más...
 
Pancho Locomotora
El nuevo libro de Viejos Tesoros
Un Señor de Zacatecas vino en mi busca recomendado por unas personas que nos habían contratado un par de semanas atrás. Dn. Federico me informó que el y su hermano tenían en su podér un “escrito antiguo” que había llegado a sus manos por mera casualidád, el pliego estuvo escondido en el forro de “un veliz” que dejó en su casa un antiguo amigo de la familia, este, sintiendose solo se refugió con ellos, al fallecér el huesped sus cosas se repartieron, el veliz pasó a manos de la hermana de Dn. Federico y estuvo por ahí entre los tiliches, un dia alguien decidió hacer limpieza y deshacerse de ”mugrero” a Dn. Federico le gustaron los herrajes del veliz y se los quitó para guardarlos, al rompér el cuero se puso a la vista el papél que alguien prudentemente había escondido debajo de la tela del forro.
Leer más...
 
<< Inicio < Anterior 1 2 3 4 5 6 Siguiente > Fin >>

Página 4 de 6