Home Supercherias
Supercherias
Santería:
Diccionario de aberraciones
Otro aberrante y patético modo de explotar el fanatismo de muchos, importante fuente de ingresos, para los promotores de tan degradante práctica.

 Esa seudo religión, tiene orígenes, entre personas de raza negra principalmente, se practica en Haití, Cuba y en la mayoría de lugares, donde el núcleo de población negra, es de cierta importancia.

 Debido a la particular deficiencia en educación, que plaga a muchos miembros de esa etnia, este tipo de prácticas y creencias exóticas, han proliferado con facilidad, heredadas desde remotos ancestros, en el continente africano, diseminado y auspiciado por vividores, que siempre, están a caza de medios, para medrar a costa de abundantes fácilmente influenciables.

 La santería, es una burda adaptación de la religión Cristiana, se practican varias versiones, que se adaptan a capricho y para beneficio de sus promotores, es tan burdo y descarado el abuso, que los practicantes de tan denigrante culto, se toman la libertad, de rebautizar, con nombres estrambóticos y ridículos, a los personajes que forman el panteón de la grosera práctica.

 Uno de los principales patronos de la santería, es “changó”.

 Me desagrada abundar en el degradante tema, hasta aquí dejo mi informe.

 
Satanismo:
Diccionario de aberraciones

Esta variedad de asquerosa práctica, es el colmo y máxima expresión, del fanatismo y degradación, a que, algunos pueden llegar.

 Los seguidores de esta abominable expresión, de mal gusto y degradación, pueden llegar extremos increíbles de excesos, como sacrificar personas, y ofrecer su alma al demonio.

 Durante sus denigrantes ceremonias y orgías sin freno, características de, entes, carentes, en absoluto, de los más elementales valores morales y humanos.

 Los sacerdotes (o como se llamen), de esta abominable secta, son incapaces de medir las consecuencias de sus execrables actos.

 
Voo-Doo:
Diccionario de aberraciones

Aquí, otro repugnante ejemplo, de la degradación  a que algunos pueden llegar.

 Los aquelarres que practican los seguidores de estas aberrantes y repugnantes creencias, implican, entre otras cosas, el abuso de drogas sicotrópicas, sacrificio de animales para embarrarse con su sangre, orgías de toda índole y una gama de abominables actos.

 La práctica de esas barbaridades, no confiere poderes o felicidad a alguno, pero, deja  indelebles y profundas huellas de miseria y desesperación, en el ánimo de los practicantes.

 ¿Has oído o sabido, paciente lector, de los zombi?

 Eso, por desgracia, no es cuento, es un hecho como parte de ciertas ceremonias de brujería, que se incluyen en la práctica de tan abominables y repugnantes, creencias.

 En efecto, se sabe que, muchas personas, han sido afectadas, por las malas artes de voo dooistas, aquellos desgraciados que tengan la mala fortuna, de caer en manos de los despiadados “ministros”, (no se como llamarlos), pueden sufrir de severos daños, desde lesiones corporales, hasta el abominable efecto de sicotrópicos, de acción tan severa, que, son capaces de infligir muy serios trastornos, es tan lesiva la acción de algunos de esos venenos, que la persona afectada, puede sentir gravemente afectada su equilibrio mental.

 Es bien sabido que, sobre todo, en Haití, algunas víctimas, envenenadas por acciones de pociones y bebedizos elaborados, a partir de plantas que producen efectos altamente agresivos, sus facultades mentales, sufren tremendo deterioro, a tal grado de perder toda noción de la realidad; cuando alguien cae bajo la nefasta influencia de los ingredientes específicos, como ya mencionamos, puede ser presa de grave menoscabo para su salud,  el desdichado, se convierte en “zombi”, literalmente muerto en vida, si pudiera pensar, desearía la muerte como recurso de liberación.

 Si el efecto de las demoniacas pociones se prolonga, el desdichado no tendrá salvación, los desalmados brujos, lo habrán condenado a una vida sin esperanza, en medio de tremenda desesperación, acabará sus días, como vegetal casi inerte, como idiota sin remedio.

 No podemos sustraernos al horror al pensar que, como es posible que, personas, puedan caer tan bajo, perdiendo todo escrúpulo, adoptando prácticas, que, a la luz de la razón, revisten características de extremo fanatismo, ante la promiscuidad y repugnantes actos, característicos de tremendas aberraciones, no podemos menos que escandalizarnos, ante la impotencia, de no contar con medios, que pudieran influir, en el ánimo de tantos desgraciados, que son víctimas de creencias y prácticas, por demás lesivas, por lo espurias y demoniacas.

 
¿Libertad o libertinaje?
Diccionario de aberraciones

“México, es un país donde se respeta la libertad de expresión”, glosario muy socorrido, adaptable a intereses de toda índole, de los que lo aprovechan para difundir sus falsedades; con base en esos principios, yo tengo el mismo derecho, para emitir mis ideas, opiniones y convicciones.

Leer más...
 
Leyes al respecto:
Diccionario de aberraciones

Con el artículo 387, del código penal, de la República Mexicana, se confieren facultades, al poder judicial, para perseguir estafadores, que usurpen derechos para ejercer una profesión, sin poseer, conocimientos amparados por la documentación pertinente, por desgracia, parece que no tenemos autoridades, interesadas en hacer cumplir las leyes aplicables.

Los estafadores y vividores, seguirán esquilmando a sus anchas, quizá por temor a sufrir nocivos efectos de maleficios, ninguna autoridad, exige documentos o credenciales, que les acrediten su capacidad para ejercer, como se hace, con los profesionistas serios, médicos, sicólogos, etc.

Al amparo de las libertades, en cuanto alguien se proclama como superdotado, muy pronto, un séquito de seguidores, lo aclamarán y aceptarán, todo lo que quiera, sin casi restricciones.

No se sabe, si algún brujo, charlatán o embustero, se ha graduado en universidad o institución seria, que le respalde para poder ejercer, sobre todo, artes curativas.

Cuando se impone la cordura, el sentido común y las buenas costumbres, no podemos menos que, considerar que, a la luz de la razón, nos veremos obligados a ver, con amplio criterio, que, la superchería y el fanatismo, deberían quedar proscritos de la vida de todo ser humano, liberándolo así, de las tremendas cargas, morales que son impuestas a toda persona, que, crea que su vida está supeditada a los caprichos y fetichismos sin fundamento, que gente sin escrúpulos, imponen a sus intereses personales, sobre la salud e integridad moral y física de numerosas víctimas.

Por fortuna, tenemos el poder de rebelarnos ante tanta iniquidad.      

Quien tenga ojos, vea, quien tenga oídos, oiga.

 
Más artículos...
<< Inicio < Anterior 1 2 3 4 5 6 7 Siguiente > Fin >>

Página 6 de 7