Home Mente sana Insomnio en Adolescentes

Superación Personal

Insomnio en Adolescentes
Domingo 12 de Abril de 2009 00:02
  La mayoría de los adolescentes no duermen  suficiente pero, en general, esto ocurre porque tienen demasiadas obligaciones y suelen sacrificar horas de sueño. Sin embargo, los problemas del sueño, pueden mantener a muchos adolescentes despiertos durante toda la noche, aunque deseen dormir.

A medida que pasa el tiempo, esas noches sin suficiente sueño (bien sea causadas por un trastorno, o por no destinar el tiempo necesario para dormir lo suficiente) pueden derivar en deficiencia de sueño. Las personas con deficiencia de sueño son incapaces de concentrarse, estudiar y trabajar de manera efectiva.

También pueden experimentar problemas psicológicos, como  depresión.

¿Qué ocurre durante el sueño?

Tú no te das cuenta, pero mientras duermes, tu cerebro se mantiene activo. Mientras las personas duermen, su cerebro atraviesa cinco etapas de sueño. Todas estas etapas, que se denominan 1, 2, 3, 4 y REM (movimiento rápido del ojo), conforman un ciclo de sueño. Un ciclo completo de sueño dura entre noventa y cien minutos, aproximadamente. Por lo tanto, en una noche de sueño promedio, una persona tendrá entre cuatro o cinco ciclos de sueño.

Las etapas 1 y 2 son períodos de sueño ligero, la persona puede despertarse con facilidad. Durante estas etapas, el movimiento de los ojos es lento y, en algunos casos, nulo. El ritmo cardíaco y la respiración también se vuelven más lentos,  la temperatura del cuerpo disminuye. Las etapas 3 y 4 son períodos de sueño profundo. Es más difícil despertar a una persona durante estas etapas, si la persona despierta, generalmente se encuentra aturdida y desorientada durante algunos minutos. Las etapas 3 y 4 son los períodos de sueño más revitalizadores; constituyen el tipo de sueño que más deseamos cuando estamos cansados.

La etapa final del ciclo de sueño se conoce como “sueño REM” y se caracteriza por movimiento rápido de los ojos. Durante el sueño REM, ocurren cambios físicos: el ritmo de la respiración se incrementa, el corazón late más rápido, los músculos de las extremidades no se mueven. Esta es la etapa del sueño durante la cual tenemos los sueños más vívidos.

¿Por qué los adolescentes tienen problemas para dormir?

Los estudios de investigación demuestran que los adolescentes necesitan de ocho y media, a más de nueve horas de sueño por noche. No necesitas ser un genio de las matemáticas, para darte cuenta de que si te levantas a las seis de la mañana para ir a la escuela, deberías acostarte a las nueve de la noche, para dormir las nueve horas que tu cuerpo necesita. No obstante, los estudios de investigación demuestran que muchos adolescentes, tienen problemas para conciliar el sueño tan temprano. Y no es porque no quieran dormir, sino porque sus cerebros funcionan con horarios tardíos, por lo tanto, no están listos para dormir.

Durante la adolescencia, el ritmo circadiano del cuerpo (una especie de reloj biológico interno) se modifica y hace que el adolescente se duerma más tarde por la noche y se levante más tarde por la mañana. Este cambio en el ritmo circadiano, parece ser ocasionado por el hecho de que, en comparación con los niños y los adultos, los adolescentes producen melatonina, una hormona del cerebro, más tarde en la noche y esto hace que les resulte difícil conciliar el sueño. En algunos casos, este retraso en el ciclo de sueño y vigilia, es tan marcado que afecta el funcionamiento diario de quien lo padece. Si esto ocurre, se habla del síndrome de la fase de sueño retrasada.

Sin embargo, los cambios en el reloj interno del cuerpo, no son la única razón por la que los adolescentes pierden horas de sueño. Muchas personas sufren de insomnio, que es la dificultad para conciliar el sueño o para permanecer dormidos. La causa más frecuente del insomnio es el estrés. Pero son muchos los factores capaces de desencadenar el insomnio: molestias físicas (por ejemplo, tener la nariz congestionada o dolor de cabeza), problemas emocionales (como los problemas familiares o las dificultades en otro tipo de relaciones) e incluso el ambiente en el que se duerme (un cuarto demasiado caliente, frío o ruidoso).

Es común que las personas sufran de insomnio de vez en cuando. Pero si el problema persiste durante más de un mes sin alivio, los médicos suelen considerarlo crónico. El insomnio crónico, puede ser una consecuencia de diferentes problemas, como trastornos clínicos, problemas psicológicos, efectos colaterales de algunos medicamentos o el consumo de drogas. Las personas que sufren de insomnio crónico, pueden recibir atención acudiendo a un médico, terapeuta o consejero.

Por ejemplo, hipnoterapia.

El insomnio se agrava en algunas personas, por el simple hecho de transformarse en preocupación. Un período breve de insomnio, puede desencadenar en problema más duradero, si la persona se pone ansiosa por la dificultad para dormir, o se preocupa por el cansancio que siente al día siguiente. Los médicos denominan este tipo de insomnio como insomnio psicofisiológico.

Existen algunas afecciones, que pueden perturbar el sueño en los adolescentes. Entre ellas destacamos:

Trastorno del movimiento periódico de las extremidades y Síndrome de piernas inquietas

Las personas con estos trastornos, ven su sueño interrumpido debido a los movimientos de las piernas (o, con menor frecuencia, los brazos), lo cual hace que estén cansadas e irritables por la falta de sueño. En el caso del Movimiento periódico de las extremidades, los movimientos son sacudones o espasmos involuntarios, es decir, que la persona no tiene control consciente de estos movimientos, en general, no se da cuenta de que ocurren. Las personas que sufren del Síndrome de piernas inquietas (RLS por sus siglas en inglés) tienen sensaciones físicas en sus extremidades: cosquilleo, hormigueo, picazón, calambres o sensación de ardor. La única forma de aliviar estas sensaciones, es mover las piernas o brazos para hacer desaparecer la molestia.

Los médicos pueden tratar estos trastornos. En algunos casos, se deben a deficiencia de hierro que se corrige con suplementos, pero algunas personas necesitan otro tipo de medicamentos.

Apnea obstructiva del sueño

Este trastorno del sueño, hace que la persona deje de respirar temporalmente durante el sueño. Una causa frecuente de la apnea obstructiva del sueño, es el agrandamiento de las amígdalas o adenoides (tejidos localizados en los conductos que unen la nariz con la garganta). El sobrepeso o la obesidad, también pueden provocar apnea obstructiva del sueño.

Es posible que las personas con apnea obstructiva del sueño, ronquen, tengan dificultad para respirar, o transpiren mucho durante el sueño. Como la apnea obstructiva del sueño perturba el sueño, algunas personas que sufren este trastorno, se sienten extremadamente soñolientas o irritables durante el día. Las personas que presentan síntomas de apnea obstructiva del sueño, como roncar fuertemente o tener sueño excesivo durante el día, deben ser evaluadas por un médico.

Reflujo gastroesofágico.

Algunas personas, sufren de una afección llamada reflujo gastroesofágico (GERD por sus siglas en inglés) que hace que los ácidos del estómago suban hacia el esófago. Este proceso provoca una sensación incómoda y de ardor conocida como “acidez”. Los síntomas de este trastorno, suelen empeorar cuando la persona esta acostada. Incluso si quien padece esta afección no es consciente de la sensación de ardor porque está durmiendo, las molestias que ocasiona este padecimiento pueden interferir con el ciclo del sueño.

Es recomendable, además de consultar al médico, elevar la cabecera de la cama para no dormir muy horizontalmente.

Pesadillas

La mayoría de los adolescentes sufren de pesadillas de vez en cuando, si las pesadillas son frecuentes, pueden interrumpir el sueño y despertar a la persona durante la noche. Existen factores, que pueden provocar mayor frecuencia de las pesadillas, como algunos medicamentos, drogas y el alcohol. Las causas más comunes de mayor frecuencia de pesadillas, son de carácter emocional, como el estrés o la ansiedad. Si las pesadillas están interfiriendo con tu sueño, es conveniente que consultes con tu médico, terapeuta o consejero.

Narcolepsia

Las personas que padecen narcolepsia, suelen estar adormecidas durante el día y tienen "ataques" de sueño. Los ataques son repentinos y las personas se quedan dormidas, pierden el control de los músculos, o ven imágenes muy reales similares a los sueños a la vez que cabecean. El sueño nocturno puede verse interrumpido, las personas despiertan varias veces a lo largo de toda la noche. La narcolepsia puede ser problemática porque quienes la padecen, se quedan dormidos repentinamente, lo cual hace que algunas actividades, como manejar un automóvil, resulten peligrosas. Estos patrones inusuales de sueño, pueden llegar a afectar la vida escolar, laboral o social de las personas que padecen este trastorno.

La narcolepsia no es común en la adolescencia, pero muchos casos no se diagnostican. Quienes la padecen, suelen comenzar a tener síntomas entre los diez y los veinticinco años, pero es probable que no reciban un diagnóstico adecuado, hasta después de diez o quince años. Los médicos suelen tratar la narcolepsia con medicamentos y con cambios del estilo de vida.

Sonambulismo

No es frecuente que los adolescentes sean sonámbulos, la mayoría de estos casos se dan en los niños. El sonambulismo puede ser hereditario y suele ocurrir con más frecuencia cuando la persona está enferma, tiene fiebre, no duerme lo suficiente o sufre de estrés.

Como los episodios de sonambulismo no suelen ser frecuentes, en general no se considera un problema serio. Los sonámbulos suelen regresar a sus camas y no recuerdan el episodio. (En general, el sonambulismo ocurre durante el sueño más profundo, en la tercera y cuarta etapa del ciclo del sueño). Sin embargo, a veces, el sonámbulo, necesita ayuda para sortear obstáculos y regresar a su cama. Si bien es cierto que un sonámbulo puede asustarse si lo despiertan, esto no le causa ningún daño. Sin embargo, lo más conveniente es ayudar al sonámbulo a regresar a su cama con cuidado.

¿Qué debo hacer?

Si consideras que estás descansando lo suficiente de noche, pero te sientes cansado durante el día, es aconsejable que visites a tu médico. El cansancio excesivo, puede ser causado por muchos problemas de salud, no solamente por las dificultades con el sueño.

Si el médico sospecha que sufres de trastorno del sueño, te hará un examen de salud general y analizará tus hábitos de sueño. Además del examen físico, el médico hará una historia clínica o historial médico: te preguntará sobre otras preocupaciones o síntomas, afecciones que hayas tenido en el pasado, los antecedentes médicos de tu familia, los medicamentos que estás tomando, alergias y otros temas. Es probable que también te pida exámenes y estudios para diagnosticar si padeces afecciones, como la apnea obstructiva, que puedan estar interfiriendo con tu sueño.

Cada problema del sueño es tratado de una forma diferente. Algunos trastornos, pueden tratarse con medicamentos, mientras que otros se tratan con técnicas especiales, como la terapia con luz (el paciente se sienta frente a una caja de luz durante un determinado período de tiempo todos los días), o con otras prácticas que pueden ayudar a corregir el reloj interno de cada persona, hipnoterapia, por ejemplo.

Los médicos también animan a los adolescentes, a adoptar cambios en su estilo de vida para promover buenos hábitos de sueño. Seguramente sabes, que la cafeína te mantiene despierto, ¿pero sabías que jugar con video juegos o ver televisión antes de irte a dormir pueden tener el mismo efecto?

Revisado por: Elana Pearl Ben-Joseph, MD

 

Última actualización el Lunes 14 de Septiembre de 2009 23:05