Home Mente sana Quiero dejar de mojar la cama

Superación Personal

Quiero dejar de mojar la cama
Sábado 11 de Abril de 2009 23:56

“Enuresis”, es el término médico para nombrar orinar en la cama durante el sueño. Orinar en la cama es muy común. Cerca de cinco a siete millones de niños orinan en la cama. Es más común entre los niños que entre las niñas.

 Algunas de las causas para orinar en la cama incluyen lo siguiente:

  • Factores genéticos, el problema puede ser hereditario.
  • Dificultad para despertar
  • Desarrollo del sistema nervioso central más lento que lo normal
  • Deficiencias hormonales, insuficiente hormona anti diurética, la hormona que disminuye la cantidad de orina que los riñones producen.
  • Infecciones del tracto urinario
  • Anormalidades en las válvulas uretrales o en uréter
  • Anormalidades en la médula espinal
  • Incapacidad para retener la orina por causa de una vejiga pequeña.

Orinar  la cama no es causado principalmente por tomar mucho líquido antes de acostarse. No es un problema mental ni del comportamiento. No ocurre porque el niño es muy perezoso para levantarse de la cama o para ir al baño. los niños no  orinan en la cama a propósito para fastidiar a sus padres.

Los niños logran controlar la vejiga a distintas edades. Para la edad de cinco años la mayoría de los niños ya no orinan durante el sueño. Orinarse en la cama hasta la edad de cinco años no es inusual a pesar de que puede ser frustrante para los padres. No es necesario y hasta puede ser perjudicial tratar a un niño menor de cinco años por orinar la cama.

 El médico hará preguntas acerca de los hábitos diurnos y nocturnos de la ida al baño de su niño. Le hará examen físico y probablemente prueba de orina llamada uroanálisis. A pesar de que la mayoría de los niños que  orinan en la cama son sanos, su médico también le hará un chequeo para problemas del tracto urinario y de la vejiga.

El médico también puede preguntarle como están las cosas en la casa y en el colegio. A pesar de que usted puede estar preocupada por el hecho de que su niño  orina en la cama, los estudios han demostrado que esos niños no tienen más probabilidad de estar emocionalmente alterados que otros niños. Su médico le preguntará acerca de su vida familiar,  el tratamiento puede depender de cambios de rutinas y costumbres dentro del hogar.

La mayoría de los niños superan el orinar en la cama sin ningún tratamiento. Sin embargo, usted y su médico pueden decidir si su niño necesita tratamiento.

Existen dos tipos de tratamiento: Terapia conductual y medicamento. La terapia conductual le ayuda a enseñarle a su niño a no orinar en la cama. Algunos tratamientos conductuales incluyen lo siguiente:

  • Un sistema de alarma que suena cuando la cama se moja y le enseña al niño a responder a las sensaciones de la vejiga durante la noche.
  • Un sistema de premio para las noches en que no orina.
  • Pedirle a su niño que cambie las sábanas de las camas cuando él o ella se orina.
  • Entrenamiento de la vejiga: hacer que su niño practique retener la orina   durante períodos cada vez más largos.
  • Regalarle una linterna de pilas que el escoja, hacerle ver, que la linterna le pertenece solo a él.
  • Instruirle para que cada vez que sienta deseos, (De día o noche), encienda su linterna y se dirija al inodoro.
  • Efectuar cambios en el acomodo de muebles y cosas dentro de su cuarto.
  • Enseñarle que, cada vez que moje su cama, debe recoger la ropa mojada y llevarla al cuarto de lavado.
  • No regañarlo ni ridiculizarlo cuando moje su cama.
  • Estimularlo cada mañana, cuando su ropa amanezca seca.

Su médico puede prescribir medicamento si el niño tiene siete años de edad o más y si la terapia conductual no ha funcionado. Mas, los medicamentos no son cura definitiva para no orinar la cama. Un tipo de medicamento ayuda a la vejiga a retener más orina y el otro tipo ayuda a que los riñones produzcan menos orina.

Estos medicamentos pueden tener efectos secundarios.

 El orinar en la cama, puede conducir a problemas del comportamiento acausa de sentimiento de culpabilidad y vergüenza que el niño siente. Es cierto que su niño debería tomar responsabilidad por orinar en la cama; esto podría significar que su niño le ayude con el lavado de la ropa. Pero no debe hacer que se sienta culpable por algo que él o ella no puede controlar. Es importante que su niño sepa que orinarse en la cama no es su culpa. Castigar a su niño por orinar en la cama no resolverá el problema.

A su niño puede ayudarle saber, que nadie conoce la causa exacta de por qué orina en la cama. Explíquele que esto tiende a heredarse en las familias; por ejemplo, si usted orinó en la cama de niño, debe contárselo a su niño.

Comience a entrenarle a usar la taza de baño cuando ambos estén listos. Usted está listo o lista cuando tenga el tiempo y la energía necesaria, que debe dedicar para estimular a su niño diariamente, por lo menos durante tres meses.

Su niño está listo, cuando pueda distinguir si el pañal está mojado o sucio, o cuando sea capaz de decir que le gustaría ir al baño. Esto usualmente ocurre, cuando tiene entre 18 y 24 meses de edad. Sin embargo, no es raro que un niño todavía use pañales a los dos y medio o tres años de edad.

Permita que su niño esté presente cuando usted tiene que usar el baño y haga que el niño se sienta cómodo en el baño. Permita que su niño vea orina y materia fecal dentro de la taza de baño. Deje que su niño juegue soltando el agua de la taza de baño.

Antes de entrenar a su niño a usar la taza de baño. coloque un asiento con bacinica en el lugar donde su niño pasa tiempo y juega, con el objeto de que se familiarice con ésta. Considere colocar un asiento con bacinica en cada piso de su casa. Permita que su niño observe, toque y se familiarice con el asiento con bacinica.

Dígale al niño que el asiento con bacinica es su asiento personal.

Cuide  que el niño se siente con ropa como si fuera cualquier otro asiento.

 Permita que su niño se pare del asiento con bacinica en cualquier momento.

No fuerce al niño a pasar mucho tiempo sentado ahí.

Después que su niño se ha familiarizado a usar el asiento con bacinica y que se sienta con frecuencia en él con la ropa puesta, trate de hacer que se siente sin pantalones y sin pañal. Deje que su niño aprenda a sentirse cómodo sentándose en el asiento con bacinica sin pantalón y sin pañal.

El siguiente paso es mostrarle a su niño, cómo se usa el asiento con bacinica. Ponga la materia fecal de un pañal sucio dentro de la bacinica. Permita que el niño vea, como usted transfiere la materia fecal de la bacinica a la taza del baño.

Deje que el niño suelte el agua y vea como la materia fecal desaparece dentro de la taza.

Es importante, romper la mala costumbre que se cultiva en algunos hogares, no guarde papeles sucios, enséñele que, el papel sanitario, debe irse como los excrementos.

Después que su niño se sienta cómodo soltando el agua de la taza de baño y sentándose en el asiento con bacinica, usted puede comenzar a enseñarle a ir al baño.

Mantenga al niño con pantalones que sean fáciles de quitar.

Coloque al niño en el asiento con bacinica siempre que haga gestos o señales, que indiquen que necesita usar la taza de baño. La expresión facial en la cara de su niño puede cambiar, cuando sienta ganas de orinar o de evacuar sus intestinos.

Su niño quizá interrumpa cualquier actividad que esté realizando, cuando siente la necesidad de ir al baño.

A la mayoría de los niños se les mueve el estómago una vez al día; usualmente una hora después de comer. La mayoría de los niños orinan una hora después de haber tomado una bebida grande.

Además de estar atento a las señas que indican que su niño necesita orinar, o que va a evacuar sus intestinos, coloque a su niño en el asiento con bacinica a intervalos regulares de tiempo. Esto puede ser tan seguido como cada hora y media o cada dos horas.

Quédese con su niño cuando esté sentado en el asiento con bacinica. Leerle o hablarle cuando esté en el asiento con bacinica puede ayudar a que el niño se relaje. Elogie a su niño cuando utilice el asiento para orinar o para evacuar sus intestinos, pero no exprese insatisfacción si el niño no orina o evacúa sus intestinos dentro de la bacinica. Tenga paciencia.

Una vez que su niño ha aprendido a usar el asiento con bacinica, puede comenzar a usar un asiento para colocar sobre la taza del baño y un taburete para que  pueda subir.

Puede tomar hasta tres meses, lograr que el pequeño use adecuadamente el retrete. Es importante que usted sea paciente y que apoye al niño.

No lo castigue cuando tiene un accidente.

Si su niño no está entrenado en un plazo de tres meses, consulte con su médico.

La razón más probable por la cual su niño no ha aprendido a usar la taza de baño es porque no está listo para hacerlo.

Una alternativa muy valiosa para ayudar a niños de más de diez años, a controlar la molesta enuresis, después de asegurarse que no hay problema médico, lo constituye la hipnoterapia, consultar un especialista reconocido, puede resolver definitivamente el problema.

En el mercado hay recursos para ayudar a corregir el problema, aparatos que detectan a tiempo si viene orina, etc.

Última actualización el Lunes 14 de Septiembre de 2009 23:11