Home Caceria de tesoros Toda una gama de aparatos detectores
Toda una gama de aparatos detectores
Escrito por administrator   
Lunes 29 de Junio de 2009 18:50

 Examinemos algunos de los más populares tipos de detectores, al alcance de todos

Detectores tipo TR (Transmisor-receptor), este detector, utiliza señales de radio/frecuencia, mediante su antena emisora, transmite la señal, la que al chocar contra elementos metálicos, “rebotan”, al ser captadas por el receptor, producen señales visibles y audibles, esto permite al operador, saber que, bajo el área de influencia de las antenas, se encuentra un yacimiento metálico.

Este aparato, no es capaz de “discriminar”, no distingue entre ”metales o minerales”, registra todo material mineralizado, es necesario desenterrar el material para identificación, sin embargo, operadores experimentados, son capaces de discernir  con aproximación, que es lo que el detector captó.

Detectores tipo BFO, aparato para todo propósito, trabajan a rango de radio/frecuencia intermedia especial, muy fácil de operar, reúne características ideales para principiantes, apto para revisar playas y muros, posee poco alcance de penetración.

Detectores tipo VLF/TR (Transmisor receptor de muy baja frecuencia), este aparato reúne cualidades  que permiten al operador desentenderse de efectos adversos, presentes en terrenos mineralizados.

Los VLF/TR, son muy sensibles, pueden detectar monedas hasta a 70cm de profundidad, depósitos mayores, son detectados a mayor profundidad. Las versiones más modernas de este detector, incorporan circuitos ADS (Automatic Detection Sistem), que les permite operar en sintonía todo el tiempo, sin importar la clase de terreno que se sirva, reúnen también facilidades que los hacen ventajosos tratándose de la detección de objetos a mucha profundidad.

GPR (Ground Penetrating Radar), este sistema de alto precio, es el más sofisticado equipo, sirve para detectar cualquier objeto, metálico o no, se utiliza extensamente en muy variados proyectos. Su precio no está al alcance del presupuesto de cualquiera.

Antenas (Platos), de diferente configuración y tamaño, se usan para todo tipo de detectores, reúnen en una sola unidad, los elementos emisores y receptores; a mayor tamaño de la antena, el aparato puede registrar a mayor profundidad, mas, existen limitaciones sobre este particular.

De los equipos de precio accesible, que puede detectar a mayor profundidad, se cuenta el que utiliza un sistema de dos antenas, del cuerpo del detector se proyectan esos elementos por separado, de suerte que, el detector propiamente dicho, se sitúa en el centro del arreglo.

Los componentes se fijan por medio de una barra de aproximadamente 1.20mt de longitud, en cada extremo se fijan las antenas, el ángulo de incidencia de las antenas se multiplica, el arreglo hace las veces de una antena de grandes dimensiones, de ese modo, el rango de alcance se incrementa apreciablemente.   

La configuración de este equipo, lo convierte en pieza muy difícil de manejar sobre terreno desigual, mas, en lugares nivelados, ofrece óptimas ventajas para detectar a gran profundidad.

Los equipos modernos, incorporan circuitos computarizados que permiten máxima flexibilidad y precisión, se ahorra tiempo y esfuerzo, gracias a que sus elementos son capaces de mantener en sintonía todo el tiempo, sin importar la clase de terreno, las lecturas digitales en su pantalla son muy fáciles de leer e interpretar.

La tecnología para perfeccionar esos detectores, avanza a grandes rasgos, así mismo el número de fabricantes, ha proliferado sensiblemente. En la actualidad se cuenta gran número de fabricantes, que ofrecen sus productos en gran variedad de tamaños, modelos, precios, etc.

Equipos de alto precio, se reservan para prospectores profesionales, en el ámbito minero, prestan también invaluables servicios.

Me permito exhibir algunas sugerencias que pueden ser de ayuda a principiantes.

Para adquirir un detector, es aconsejable conseguir ayuda de un vendedor capacitado en el ramo, cuyo principal interés, sea prestar ayuda y no, vender por vender, dependiendo de la aplicación, no solo de la capacidad económica, debe elegirse la pieza de equipo que, si se eligió bien, rendirá incontables horas de interesante diversión.   

Antes de salir a campo, debe practicarse el uso del detector, apegándose a las instrucciones del fabricante, una vez capacitado, puede incursionarse por campos, montañas y valles, mas, si antes, no se toma la molestia de practicar hasta dominar la operación del equipo, se corre el riesgo de frustrar alguna operación, sin los conocimientos necesarios, con seguridad se pierden valiosas oportunidades; es común que, cuando un principiante fracasa, culpe al detector, adjudicándole fallas que este no tiene.

Con el suficiente entrenamiento a favor, podemos tener la seguridad de que, si existe un tesoro y este se encuentra al alcance de nuestro aparato detector, podremos rescatarlo si nuestra capacidad física y conocimientos generales lo permiten.