Home Caceria de tesoros Minas abandonadas
Minas abandonadas
Escrito por administrator   
Lunes 29 de Junio de 2009 18:49
La exploración de minas antiguas, puede con frecuencia recompensar al aventurero, debido a que los antiguos métodos para aprovechar metales, por rudimentarios, no era posible aprovechar gran porcentaje de su contenido, gran cantidad de producto valioso, quedaba dentro y fuera de la mina, “la rezaga”, resulta contener ricos yacimientos aprovechables gracias a los nuevos procedimientos, con auxilio de modernos detectores, es relativamente fácil localizar aquellos desechos y gracias a las técnicas modernas, rescatar metales finos.

Al localizar una antigua mina, después de recabar el permiso respectivo, es aconsejable, “peinar con detectores”, pisos, techos y muros de los túneles, es seguro que mucho rico mineral permanece virgen, en el trayecto, es posible que trozos ricos, cayeron al suelo y quedaron sepultados; recordemos que los antiguos mineros no poseían equipos de detección, para identificar a los minerales que estaban a la vista, era necesario romperlos en fragmentos pequeños, nadie puede ver el interior de rocas, los detectores sí; me pregunto cuantos yacimientos, incluso más importantes que los que estaban en explotación, quedaron ocultos, quizá a muy poca distancia, pocos centímetros, sin ser descubiertos.

Estaría del detector electrónico, develar esos yacimientos, a favor del afortunado que se tope con ellos, otra posibilidad para recuperar metales finos, es, revisar corrientes de agua cercanas a las bocaminas, con suerte podría encontrarse “pepitas” que el agua arrastró y se depositaron en las anfractuosidades de las arenas del lecho de arroyos, la mayoría de las pepitas son tan pequeñas, que son difícilmente visibles, un buen detector puede localizarlas sin problema, el uso de estos aparatos es el medio idóneo para encontrar depósitos con cierta facilidad.